7 consejos básicos de finanzas personales

Si eres como la mayoría de los emprendedores, es probable que debas dividir tu tiempo entre manejar a tu equipo, conseguir ventas, mejorar el servicio al cliente, promover tu negocio y crear nuevos productos o servicios. Lo último que quieres añadirle a este mix es el cuidado de tus finanzas personales. No obstante, si no tienes las finanzas de tu hogar en orden, sólo estás agregando más caos y estrés a tu vida.

Estos 7 consejos te permitirán asegurarte que tus finanzas personales estén en orden antes de seguir expandiendo tu negocio. Ponlas en práctica y asegura tu estabilidad económica:

  • Edúcate

Tómate el tiempo para leer acerca de finanzas personales. Cada semana, agenda citas “de dinero” contigo mismo y dedica algunas horas a administrar tus finanzas personales y leer libros, revistas, sitios o blogs de finanzas. Cuanto más sepas acerca de tus propias finanzas, mayor confianza tendrás al administrar tu dinero en el largo plazo.

Si necesitas más ayuda, considera contratar a un coach financiero que te ayude a crear un plan financiero para alcanzar tus metas.

  • Revisa tu crédito con regularidad

Tu reporte de crédito es como un archivo de ti y tu historial crediticio. Básicamente le dice a los prestamistas qué tan riesgoso eres, y si deben o no prestarte dinero. Cuando se trata de comprar un coche o una casa, lo deseable es que tu reporte de crédito esté en excelente forma, de manera que puedas calificar para buenas tasas de interés.

Crea el hábito de revisar tu historial al menos una vez al año para confirmar que todo esté en orden. Hazlo en una fecha especial para que se te haga fácil recordarlo y mantener el monitoreo.

  • Haz un presupuesto

Aunque esto suena muy básico, muchos emprendedores no tienen un presupuesto en forma para monitorear sus ingresos y gastos mensuales. Puedes usar herramientas digitales como apps para monitorear tus finanzas personales o simplemente un Excel. Sin importar cuál opción elijas, asegúrate de que se adapte a tu estilo de vida.

Si realmente quieres arreglar tus finanzas y llevar la delantera financieramente, debes destinar tiempo y energía para actualizar tu presupuesto cada semana. Esto te ayudará a asegurar que no gastas más de lo que ganas y de que eres capaz de ahorrar para tus metas financieras.

  • Automotiza tus finanzas

La tecnología facilita enormemente la tarea de administrar las finanzas cada día. Busca que la mayor parte del proceso sea automático. Puedes usar trasferencias en línea automáticas o pagar tus cuentas por internet cada mes. Esto te ayudará a que no te estreses por pagar tus cuentas a tiempo y por generar intereses o cargos extra.

Si te preocupa automatizar el pago de tus cuentas, puedes fijar alarmas en tu calendario (en tu computadora o smartphone) que te recuerden los pagos. Cuanto más puedas automatizar tus finanzas, menos preocupaciones tendrás a diario.

  • Paga deudas

Haz un plan para pagar todas tus deudas lo antes posible. Empieza por hacer una lista de todas tus deudas (tarjetas de crédito, crédito de auto, créditos educativos, etc.). Incluye el balance actual, el pago mínimo al mes y la tasa de interés. Después revisa tu presupuesto para determinar cuánto dinero puedes añadir a los pagos de deudas.

A partir de ahí puedes hacer investigaciones sobre estrategias para reducir deudas de manera que confirmes que las estás pagando de la manera más eficiente posible. Cuando estés trabajando en la reducción de una deuda, es importante que tengas un “colchón” para pagar cualquier emergencia que surgiera en el camino.

  • Construye tu propio colchón

Tener un colchón de dinero es una parte esencial de tus finanzas. Te permite usar el dinero para pagar gastos no planeados o emergencias que puedan aparecer en tu día a día, en lugar de incrementar tu deuda o invertir a largo plazo.

Como emprendedor, es conveniente que tengas un colchón de seis a 12 meses de tus gastos fijos. Éste te permitirá pagar cuentas personales y no preocuparte si necesitas reducir tus ingresos debido al flujo del negocio.

  • Invierte fuera de tu negocio

Aunque es muy importante que siempre inviertas en ti y en tu negocio, no debes tener “todos los huevos en la misma canasta”. La diversificación es extremadamente importante ya que disminuirá tu riesgo de inversión en el largo plazo. Trabaja con un planeador financiero para crear un portafolio de inversiones a largo plazo que incluya acciones, bonos y Cetes que se alineen con tus propias metas financieras y a tu tolerancia al riesgo.

Fuente: Entrepreneur

Aprende a manejar un presupuesto

Llevar un control de gastos e ingresos resulta imprescindible si tienes un negocio en casa. Sólo así podrás mantener tus finanzas en orden y alcanzar tus objetivos.

Cuando inicias un negocio desde casa o de medio tiempo, seguramente tienes un objetivo en mente: obtener ingresos adicionales. La pregunta es: ¿cómo saber si realmente estás aportando dinero extra a tu economía? Es sencillo. Si elaboras un presupuesto desde el inicio de tu actividad y lo revisas de forma periódica, siempre estarás al tanto del comportamiento de tu negocio.

Un presupuesto no es otra cosa que una estimación de los costos e ingresos de un negocio durante un determinado periodo. Debido a que las proyecciones que hagas y la realidad pueden ser diferentes, tu tarea será ajustar esas cifras a los resultados que obtengas.

Para empezar a hacer un presupuesto, lo primero que necesitas es una hoja de cálculo, en la que deberás cargar información actualizada día a día. De esta manera, siempre tendrás a la mano los datos necesarios para manejar tu negocio.

Para asegurar el éxito de este proceso desde el primer día, sigue estos seis pasos.

1. Determina la periodicidad de tu presupuesto

Tú decides si te conviene llevar tu registro por semana o por mes. Por ejemplo, si pagas $9,600 al año por concepto de servicio telefónico y la periodicidad de tu presupuesto es mensual, divide la cantidad total entre 12. Así, cada mes aparecerá un cargo de $800 de teléfono. Mientras que si lo haces por semana, divide $9,600 entre 52 y registra entonces $184.60.

2. Haz una lista de todos los costos recurrentes

En el caso de negocios desde casa, entre los principales costos figuran el pago de produc-tos, teléfono, Internet, gasolina, folletos, etc. Una vez que identifiques los costos recu-rrentes que debes cubrir para realizar tu actividad -ya sea ventas por catálogo, distribu-ción o una franquicia-, regístralos en tu presupuesto con base en la unidad de tiempo (semana o mes) que elegiste en el paso 1.

3. Registra todos los pagos que harás una sola vez al año

Si este año planeas capacitarte por tu cuenta en ventas y necesitas tomar un curso de mercadotecnia, que por ejemplo cuesta $3,000, calcula un costo por este concepto de $250 por mes o $57.69 por semana.

O bien, si compras una computadora en un solo pago de $10,000, que utilizarás durante tres años, distribuye el costo de la siguiente forma: anual de $3,333.33, mensual de $277.77 y semanal de $64.10. A esto se le llama depreciación. Si al final de los tres años que usarás el equipo de cómputo piensas venderlo en $2,000, calcula la depreciación sobre $8,000 (resultado de la resta de $10,000 menos $2,000).

Suma los costos de los pagos que harás una sola vez al año a la lista de los costos recurrentes y, de esta manera, tendrás un listado completo de tus gastos estimados de forma semanal o mensual.

4. Calcula tus ganancias

Si tus utilidades son mayores que tus costos, eso significa que tu negocio está en números positivos. Esto suena trivial, pero no es fácil de lograr. Y es una de las grandes ventajas de negocios desde casa como ventas por catálogo o multinivel, ya que el asociarte con una empresa que ya tiene un modelo probado de negocios y que te demanda una inversión inicial baja, minimiza el riesgo.

En el caso de un proyecto de mayores dimensiones, como una franquicia que puedes operar desde casa, considera que para arrancar tendrás que invertir en equipo, insumos, capacitación y otros gastos, que retrasarán un poco más el retorno de tu inversión.

Es normal que en este tipo de proyectos tengas un periodo de números negativos hasta que alcances tu punto de equilibrio (ingresos totales = costos totales por periodo).

También toma en cuenta que en venta por catálogo o distribución las ventas varían drásticamente: puede ser que en una semana vendan $1,500 y a la siguiente nada. Por eso, es más difícil realizar una estimación de los ingresos que de los costos. Para mantener ventas más o menos estables, trabaja duro en tu cartera de clientes.

5. Elabora tu presupuesto

*Ingresa todos los datos en una hoja de cálculo. Comienza por hacer columnas por periodos (semana o mes). Para cada periodo reserva dos columnas, una para el presupuesto y otra para los números reales.

*Divide las filas en ingresos y costos, subdivídelas en varias filas para ingresos y una fila para cada elemento del costo determinado en los pasos 1 y 2.

*Reserva una fila para la suma de todos los elementos del costo (por periodo) y su correspondiente fila para la suma de todos los ingresos (por periodo).

*Al final, añade una fila con la diferencia obtenida de restar los costos a los ingresos.

Observa periodo a periodo cuál es el resultado neto de tu negocio; en definitiva, si estás ganando o perdiendo dinero. Con tu presupuesto hecho en una hoja de cálculo, deberás ser capaz de predecir cuándo alcanzarás el punto de equilibrio.

6. Revisa tu presupuesto regularmente

Mientras más datos tengas registrados, más exacto será tu presupuesto. Monitorea periodo a periodo los resultados que obtengas a partir de los recursos que inviertas y mide el nivel de efectividad de cada uno.

Fuente: Entrepeneur

Autor: Rocío Gonzáles